El EZLN y el Inter de Milán

La historia del lazo entre los zapatistas y el equipo italiano de futbol.

Este fin de semana, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el equipo Internazionale de Milano, conocido popularmente como Inter de Milán, fueron noticia a nivel mundial.

Mientras una delegación del EZLN partió en altamar a Europa para conmemorar los 500 años de la caída de Tenochtitlan, el club italiano terminó con una sequía de 11 años sin conseguir un campeonato de la Serie A.

¿Qué tienen en común ambos? En realidad mucho de lo que se usted se pueda imaginar, pues tiene una historia de activismo social que entrelazan a ambas organizaciones política y deportiva, respectivamente.

En 2004, el jugador argentino Javier Zanetti, una de las leyendas del equipo neroazurro, se declaró ferviente seguidor de la causa zapatista.

De ideas progresistas, el ahora ex futbolista se comprometió con el movimiento que se dio a conocer 10 años atrás, el 1 de enero de 1994, cuando se levantaron en armas como respuesta al capitalismo y al Tratado de Libre Comercio, en pro de los pueblos indígenas.

En aquella ocasión, Zanetti, junto al entonces presidente del club, Massimo Moratti, donaron la cantidad de 5 mil euros en efectivo, además de una ambulancia e indumentaria deportiva entre camisetas del equipo y balones de futbol a los pueblos zapatistas del sureste de Chiapas.

El dinero del club se trataba de una “vaquita” acumulada por las multas de indisciplina que existían entre los jugadores.

Creemos en un mundo mejor, un mundo sin globalización, enriquecido por las diferencias culturales y costumbres de todos los pueblos. Por eso queremos ayudarles en su lucha por mantener sus raíces e ideales.

El jugador, quien llegó a ser capitán y emblema del club, quedó conmovido por la lucha armada y los ideales de los “guerrilleros”, por lo que el famoso Subcomandante Marcos, uno de los líderes del movimiento, agradeció el gesto con una pintoresca carta en los que invitaba al Inter de Milán a venir a México y jugar un partido amistoso contra un combinado zapatista.

Según la idea de Marcos, actualmente llamado Subcomandante Galeano, este partido se llevaría a cabo en el Estadio Olímpico de la UNAM, Máxima Casa de Estudios y uno de los símbolos educativos de la izquierda mexicana.

A través de los medios de comunicación nos hemos enterado de las declaraciones de directivos, cuerpo técnico y jugadores del Inter. Todas son una muestra más de la nobleza de sus corazones. Sepa usted que nos felicitamos por haberlos encontrado en nuestro ya largo camino y que es un honor para nosotros ser parte del puente que une dos tierras dignas: Italia y México.

Aquella idea nunca se hizo realidad; sin embargo, 10 años después, el 10 de abril de 2014, justo en el aniversario de la muerte de Emiliano Zapata, la beneficencia del club italiano volvió a hacerse presente en la sierra de Chiapas para llevar clínicas de futbol, con un programa denominado “Inter Campus”.

Alrededor de 150 niñas y niños de la comunidad zapatista convivieron con entrenadores y emisarios del Inter, quienes impartieron clases de futbol, al tiempo que la delegación italiana aprendía las costumbres y cultura indígena.

El tiempo en Chiapas es un homenaje a la lentitud y paciencia, virtud indispensable en un mundo basado en las relaciones humanas de cooperación y decisiones comunes adoptadas. 
Juan Reyna Loa

Periodista deportivo desde hace 12 años. Ha sido reportero y comentarista en radio, además de editor de medios impresos y digitales en Monterrey.

...