En burro y en reversa. Así va México con AMLO

La "ingeniería de reversa" es un método que utilizan asiáticos y europeos para detectar las fallas y las innovaciones de cualquier producto. El primer nuevo modelo que Mercedes Benz lanza al mercado es comprado por Lexus, la firma coreana de autos de lujo. Acto seguido, el auto alemán es colocado en una especie de hangar, donde los ingenieros sudcoreanos lo desarman pieza por pieza, hasta que queda en el suelo el más pequeño de los tornillos. Así, Lexus encuentra las fallas de Mercedes... pero también las innovaciones más disruptivas. Y luego, los sudcoreanos utilizan ese aprendizaje para aplicarlo en sus modelos de autos de lujo y los lanzan al mercado... hasta un 40% más baratos que los alemanes. Si aplicáramos dicha técnica en México, encontraríamos los grandes errores y fallas del gobierno de AMLO. ¿Innovaciones?, híjole, me la ponen bien difícil, pero a lo mejor hallaríamos una que otra. El valor de hacer esto estriba en que México podría aplicar las ventajas de esta técnica para desmantelar el "modelo 4T" y empezar a construir otro del tamaño de nuestro grandísimo potencial. Me tocó hacer este comentario, alentado por lo que dijo Angel Verdugo, de que México está montado en un burro que va en reversa, pues López Obrador es un ignorante, incapaz e inútil, que para saciar sus instintos mediocres de inseguridad, se rodea de puros iguales... o peores que él. Las pruebas están a la vista: Delfina Gómez en la SEP, Tatiana en Economía, Nahle en Energía, Bartlett en la CFE, Romero Oropeza en PEMEX, ¡May en FONATUR y ahora en la construcción del trenecito maya!, López-Gatell en Salud, Adán Augusto López Hernández en Gobernación, Jorge Arganiz Díaz Leal en la SCT, Victoria Rodríguez Ceja en el Banco de México, otra vez Javier May Rodríguez en la Secretaría del Bienestar, Rogelio Ramírez de la O en la SHCP, ¡Pablo Gómez en la UIF!, Rosa Icela Rodríguez en seguridad pública nacional, ¡Marcelo Ebrard en la SRE!. Como decía mi abuelita la primera alcaldesa que tuvo México, en Perros Bravos, NL, que luego cambió su nombre a Gatos Güeros, hoy Ciudad Bravo: "¿quieren más o les guiso un huevo?"