El pantano político de AMLO

Debe ser juzgado por la inundación que provocó en Tabasco

La inundación de Tabasco está por convertirse en el pantano político de López Obrador.

El -y nadie más- es el responsable directo del mal manejo de la presa Peñitas y de que la población más pobre de ese Estado esté bajo el agua.

Para variar, ha dado explicaciones torciendo la verdad. La decisión de inundar la zona chontal no fue producto de una valoración pensada y responsable, sino de un error cometido por él y sus funcionarios.

Es más, fue el resultado de un menosprecio indignante hacia los más pobres. Tan es así, que él mismo ordenó dirigir las aguas hacia las comunidades más vulnerables, sin antes desalojar a la población.

Ahí hay un delito qué perseguir. López Obrador debe ser juzgado por atentar contra la vida y el patrimonio de miles de familias indígenas a quienes de manera premeditada se decidió convertir en víctimas de una arbitrariedad.

El 18 de octubre, de gira por Chiapas, presentó en la presa Peñitas el nuevo modelo del manejo de hidroeléctricas. 

Ahí, erguido como un Saturno sobre las aguas, dijo que nunca más se inundaría la planicie. Era la palabra de Dios sobre la Tierra.

Menos de un mes después, Tabasco enfrentaba una de las peores inundaciones de su historia. Para variar, López Obrador maniobró para echar la culpa a otros y encubrir a los verdaderos culpables.

El ex gobernador de Tabasco, Manuel Andrade, denunció en un video la cadena de errores: “A pesar de que el protocolo científico y el manual de procedimientos de la presa establece que en caso de que el nivel del agua llegue hasta el tope se debe desfogar inmediatamente, no lo hicieron”.

“La responsabilidad, aunque lo nieguen y lo quieran disfrazar, es de AMLO, de la CFE y de todos los funcionarios que por miedo, cobardía o incompetencia no tuvieron los tamaños para decirle al presidente que su orden iba a inundar a Tabasco”.

Lo inundaron los mismos a quienes AMLO exige 90% de obediencia ciega y solo un 10% de experiencia.

El que paga hoy las consecuencias políticas directas es el gobernador Adán Augusto López Hernández, a quien, por cierto, AMLO ya dejó en el abandono.

El presidente prefirió salir a proteger por enésima vez a su socio colaborador cómplice: Manuel Bartlett.

El director de la CFE, consciente de la impunidad y el apoyo de que hoy goza, salió a decir con su característico cinismo, que le daba risa la demanda que iba a interponer el gobernador en su contra por los daños causados al estado.

Tabasco, la tierra del presidente, ha sido convertida por él mismo en un infierno. Miles de damnificados, entre llantos y gritos de auxilio, preguntan, sumergidos en el agua: ¿por qué los odia López Obrador? ¿Por qué tiene tanto rencor a los mexicanos?

Los tabasqueños son hoy víctimas directas de su paisano el presidente. De su autoritarismo, soberbia y centralización del poder.

Son los primeros en pagar las consecuencias de la desaparición del Fondo de Desastres Naturales y del robo que ordenó el propio AMLO para quedarse con los recursos del fideicomiso.

SALVA AL ORGULLO DE SU CORRUPCIÓN: DOS BOCAS

Niños, jóvenes y mujeres de las zonas más afectadas no tienen agua, comida ni casa donde vivir. Y mientras los más pobres se ahogan, AMLO les dice desde un helicóptero que los mandó inundar para salvar a Villahermosa y tal vez también a la refinería de Dos Bocas, el “orgullo de su corrupción”.

Las frases con las que apuntaló su leyenda de honrado y justiciero social comienzan a derrumbarse.

Los tabasqueños se sienten hoy olvidados y traicionados por quien les prometió sacarlos de la pobreza, por quien en lugar de ayuda, les mandó millones de metros cúbicos de agua para que se ahoguen.

Tabasco se ha convertido en el pantano del sexenio y sus paisanos no tardarán en levantar un tribunal para enjuiciar a López Obrador, con las mismas armas que utiliza para destruir a sus adversarios en cada “mañanera”.

Beatriz Pagés Rebollar es directora general de la Revista “Siempre”, una de las más influyentes de México, fundada en 1953 por su padre, Don José Pagés Llergo. Ha formado parte de los equipos de Televisa, Canal 11, Multivisión, CNI, Canal 40 y es comentarista política de numerosos medios. En 2019 renunció al PRI, donde militó gran parte de su vida.

Beatriz Pagés Rebollar

Directora general de la Revista “Siempre”, una de las más influyentes de México, fundada en 1953 por su padre, Don José Pagés Llergo. Ha formado parte de los equipos de Televisa, Canal 11, Multivisión, CNI, Canal 40 y es comentarista política de numerosos medios. En 2019 renunció al PRI, donde militó gran parte de su vida.

beatrizp@siempre.mx
Más DetonaLo que no te puedes perder