"Ganar el poder, sin perder el partido". Luis H Álvarez

Lamentablemente, no lo escuchamos o simplemente no hicimos caso a estas sabias palabras.

Desde mediados de los años 90s, el Partido Acción Nacional empezó a ganar elecciones en municipios, gobiernos estatales, diputaciones federales y locales, así como senadurías hasta alcanzar la presidencia de la República en el 2000; se notaba el deseo de gobernar, pero olvidándose del partido.

Don Luis H. Álvarez, presidente del PAN de 1987- 1993, contribuyó y abrió las puertas para que este instituto político empezara a concretar su lucha democrática a través de triunfos electorales que permitieron implantar sus principios de bien común, respeto a la dignidad de la persona, solidaridad y subsidiaridad.

Don Luis conocía el comportamiento humano, por ello repetía constantemente “ganar el poder, sin perder el partido”; lamentablemente, no lo escuchamos o simplemente no hicimos caso, dando preferencia a la ambición, al poder, a la corrupción, olvidándonos del compromiso con la ciudadanía que nos había llevado a la silla presidencial para lograr la transformación política de México. Asignatura que sigue pendiente.

El PAN se convirtió en un partido más del caduco sistema político mexicano que ha permitido la llegada de un gobierno centralista, populista y contrario a la lucha democrática que por decenas de años se ha venido construyendo.

Una vez terminados los procesos electorales del 2021, un grupo significativo de miembros del PAN decidieron actuar, partiendo de reflexiones y acciones para que “el PAN pueda seguir al servicio de la patria en estos momentos cruciales, donde la vida democrática y la estabilidad de la República se ven amenazadas por el autoritarismo, el retroceso, el despilfarro y la degradación de las instituciones públicas, con el arribo de un gobierno arbitrario e incompetente para garantizar el orden y los derechos elementales”, esto viene en el texto del manifiesto elaborado por el grupo denominado "HUMANISMO Y DEMOCRACIA EN ACCIÓN".

Este documento fue entregado en mano al secretario general de dicho instituto político el pasado viernes 23 de julio, acompañado por más de 1,000 miembros o simpatizantes, entre ellos cinco ex gobernadores, así como cientos de ex alcaldes, ex legisladores y representantes de las 32 entidades federativas.

El diagnóstico es concreto y claro: “No se puede combatir el centralismo y la arbitrariedad del actual gobierno federal, anulando al interior de Acción Nacional la vida democrática, la transparencia y la rendición de cuentas. Como nunca antes, el momento actual demanda congruencia entre lo que se le exige al gobierno y lo que se vive al interior del partido".

Al interior del PAN, los dirigentes decidieron “cerrarse y transformarse en una cofradía de intereses, se apartó de su esencia democrática, lo cual nos ha acarreado terribles consecuencias. En los hechos, ha dejado de ser una institución al servicio de los ciudadanos para la transformación pacífica de México, quedando sometida a los acuerdos de grupos.”

Por ello, hombres y mujeres de enorme valía, que están fuera del PAN, “sea por exclusión arbitraria, por no poder realizar el refrendo o por el maltrato institucional que los orilló a distanciarse”, tomaron la enérgica decisión de “EXHORTAR al Consejo Nacional del PAN para que en uso de sus atribuciones establezca una COMISIÓN ESPECIAL, atendiendo a criterios aceptables, con el propósito de garantizar la legalidad en la revisión del Padrón.”

El próximo 7 de agosto habrá sesión ordinaria del Consejo Nacional, situación que permite incluir en la orden del día los siguientes temas:

  1. Se discuta sobre el rumbo que está llevando la institución, sobre las acusaciones de corrupción de algunos de sus servidores públicos, sobre el desempeño de sus dirigentes locales y nacionales, así como sobre la condición actual de sus estructuras
  2. Que se lleve a cabo una AUDITORÍA puntual, satisfactoria y confiable del Padrón de Acción Nacional
  3. Se realice una consulta real, no solo entre los diputados federales que integrarán próxima legislatura, sino en otros órganos del partido con la calidad para hacerlo, en relación a la designación del Coordinador del Grupo Parlamentario
  4. Generar los insumos suficientes que sirvan para integrar el “Programa Mínimo de Acciones desde lo Local”, en esa histórica posición del partido de mirar hacia adentro, hacia la comunidad y con la sociedad

Ira viniendo, iremos viendo si realmente esta iniciativa toma forma y se respeta la memoria de Don Luis H Álvarez, así como el mensaje del grupo firmante que subraya: “Humanismo Político, es una doctrina que se traduce en una acción política eficaz que, en el respeto a la dignidad de la Persona Humana, busca edificar el Bien Común; solidaria y subsidiariamente, para beneficio de la Nación Mexicana”. l

A ver si logran mover las almas de los actuales dirigentes, para que el PAN se convierte en el principal actor de la vida política nacional.
Raúl Monter Ortega

Coordinador de Campañas Electorales a nivel Federal, Estatal y Municipal. Editorialista, observador y activista de la vida política nacional. Promotor de las libertades constitucionales de los mexicanos. Catedrático y vicerrector de la Escuela Superior de Procesos Electorales.

...