Nadie para a AMLO. Está desmadrando la selva para su trenecito

La línea 5 del Tren Maya sigue a todo tren a pesar de que hay una suspensión provisional obtenida por jueces federales en favor de comunidades mayas que se oponen a la devastación que está causando la obra catalogada por AMLO como de seguridad nacional. El gobierno de Andrés Manuel va contra todas las tendencias globales de respeto al medio ambiente. Los efectos será catastróficos, a juicio de ecologistas de ranking mundial. Y aún así, todavía hay ilusos anestesiados que siguen a este presidente, que como única prioridad tiene preservar el poder de Morena después de que él se vaya a su rancho de Palenque. Juzguen ustedes mismos el nivel bestial de devastación que provoca el Tren Maya. Con razón dijo AMLO: "A mí no me vengan con el cuento de que la ley es la ley". Pobre México. Se lo está acabando, con la complicidad de quienes apoyan su deplorable mandato.