Por esto -y más- no debe autorizarse la reforma eléctrica

El gobierno mexicano ya no sabe qué hacer con todo el combustóleo que queda como residuo de la refinación del petróleo. La alucinada solución que se le ocurrió a la 4T es quemarlo para generar electricidad, aunque con ello ensucie el aire que todos respiramos. México va contra la tendencia mundial de sustituir el combustóleo y el carbón como alimentadores de las turbinas que generan electricidad. Cada vez más países revierten sus procesos hacia las energías limpias, la solar y la eólica. Si la reforma eléctrica es aprobada por los legisladores, pagaremos mucho más cara la energía que alimenta a hogares, industrias y comercios. Además, se desatarán los apagones porque la CFE es incapaz de atender eficientemente a los usuarios y la reforma busca cancelar contratos vigentes a empresas privadas que proveen más del 50% de la energía que consume el País. Ricardo Anaya explica todo esto en el siguiente video.